Gatos y bolas de pelo

Las bolas de pelo son una consecuencia inevitable del proceso de limpieza de un gato. Es normal que el gato, cuando se limpie, ingiera pelos que generalmente pasan por el tracto digestivo sin causar problemas. En algunos casos, pueden acumularse en el estómago y formar una bola de pelo. Cuando esto sucede, es común que los gatos vomiten para deshacerse de ello. Sin embargo, esta bola de pelo puede causar un bloqueo en el estómago, los intestinos o el colon y convertirse en un problema más grave.

Por ello, si su gato vomita persistentemente, no tiene apetito, pierde peso, tose, tiene diarrea y náuseas frecuentes sin producir una bola de pelo, es importante que pidas cita con nosotros llamando al +34 915 70 97 58. 

Una de las formas más efectivas para evitar que esto suceda es cepillar a tu gato regularmente. ¡Cepillar su pelo reducirá la cantidad de pelo que tu gato ingiere y evitará los problemas causados por las bolas de pelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.