Mi perro no quiere pasear. ¿Qué pasa?

A medida que tu perro envejece, es probable que le resulte más difícil seguir tu ritmo en las caminatas diarias. Si este es el caso, es muy importante averiguar si este cambio está relacionado con la edad o si existe algún otro factor asociado.

La osteoartritis, la obesidad, las enfermedades cardíacas y los problemas respiratorios pueden afectar a los perros mayores y hacer que disminuyan la velocidad al caminar o desarrollen intolerancia al ejercicio.

Las consultas de rutina son extremadamente importantes para diagnosticar cualquiera de estos problemas en una etapa temprana. Por ello, si no nos has visitado por un tiempo, esta es la oportunidad perfecta para programar una cita con nosotros. Contáctanos al 915 70 97 58 y pide una cita de rutina para tu fiel amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.